Bicicletas eléctricas contra bicicletas normales

No va a ser ni la primera ni la última vez que escuchemos este debate. Los más puristas en el mundo del ciclismo afirman y reafirman que la bicicleta eléctrica nada tiene que ver con la bicicleta clásica, que con ella no haces ejercicio y que solo tienes que manejar la dirección y dejarte llevar. Lo cierto es que nada más lejos de la realidad.

Bicicletas eléctricas contra bicicletas normales: el eterno debate

Las bicicletas se han convertido en el medio de transporte favorito de muchos. Para ciudad es una de las mejores formas de llegar a tu destino, ya sea tu trabajo o un simple paseo; evitas atascos, ejercitas tu cuerpo, colaboras con el medio ambiente y te despejas del resto de tareas diarias.

Pero no solo para ciudad, muchos sacan la bicicleta a otros tipos de terrenos y de recorridos. Aquí es cuando la bici se convierte en deporte, ya sea a través de montañas con una mountain bike o haciendo largas distancias montado en una bici de carretera.

¡Es innegable, la bicicleta ofrece muchas posibilidades!

La bicicleta eléctrica un transporte en auge

Otro hecho innegable es que en los últimos años hemos vivido el auge de las bicicletas eléctricas. Como decíamos, muchos todavía se posicionan en contra de la ebike porque creen que no es un medio de transporte que requiera del ejercicio y movimiento del usuario.

Todo aquel que haya vivido la experiencia de montar en una bici eléctrica sabrá que esto no es verdad. Una bicicleta eléctrica es un vehículo a motor, es cierto, lo que no se sabe de forma extendida es que funcionan a través de niveles de asistencia; si necesitamos más ayuda en un momento determinado de nuestro recorrido, elegimos un nivel de asistencia mayor. Esto no quiere decir que no necesites sudar para llevarla, todo dependerá de ti mismo y de tu capacidad en ese momento.

Las ventajas de la bicicleta normal y muchas más

Las bicicletas eléctricas ofrecen los mismos beneficios de una bicicleta clásica ya que te permiten llegar a cualquier punto de la ciudad evitando tráfico, haciendo ejercicio y al mismo tiempo ayudando al medio ambiente. Al igual que para las bicicletas normales, encontramos también bicicletas eléctricas de montaña y de carretera, como las que podemos ver en BIBÓO.

Pero no se queda ahí la cosa, una ebike nos permite hacer recorridos mucho más largos y realizar cuestas sin ningún problema. A pesar de llevar motor, se conducen por el carril bici tal y como la bici convencional, y no necesitan de seguros o de carnés de conducir. La puedes aparcar en cualquier lugar como una bici normal y además es apta para todos, personas de cualquier edad e incluso personas con algún tipo de lesión.

¡Los beneficios de una bicicleta y de una moto en un mismo medio de transporte!  

Añadir nuevo comentario